sábado, 23 de mayo de 2015

Buenas noches Punpun

¿Qué es Buenas noches Punpun?


Es un manga japonés escrito e ilustrado por Inio Asano, sobre Onodera Punpun, un niño normal representado en la forma de un pájaro. La historia cuenta la vida de Punpun, desde su infancia hasta su adultez.
La diferencia entre esta obra y otras del mismo género, es que básicamente te cuenta una historia que realmente te puedes creer. Es un enfoque distinto, es como si el autor hubiese psicoanalizado la vida de varias personas y hubiese creado una historia con los resultados. Por esta razón te vas a sentir identificado con la gran mayoría de los núcleos temáticos de la obra; sí que es cierto que algunos están forzosamente dramatizados y exagerados de forma que te distancian de esa característica íntima que acabo de nombrar, pero ya desarrollaré este punto más adelante.
Para que puedas entender lo que te quiero decir te voy a poner un ejemplo. En uno de los primeros capítulos de la obra, Punpun tiene el sueño de recibir un premio Nobel por descubrir una supuesta estrella y entonces lo primero que le viene a la cabeza es ganar mucho dinero para comprar una casa para él y otra al lado para sus padres. Después de leer esto me di cuenta de que yo también había tenido el mismo sueño y al comentarle esta experiencia a mis amigos me di cuenta de que ellos también habían pasado por ese momento en su infancia. Me sentí estúpido al verme tan identificado con un pollo mal dibujado y entonces me di cuenta de cual era la función de la simplificación de ese personaje y cuán inteligente había sido su autor.

¿Quién es realmente Punpun?

Sí, ese es Punpun. Un pollo mal dibujado. El protagonista de una de las historias más humanas que he leído. La razón del por qué estoy escribiendo este análisis.
Básicamente este es el motor de la historia, de hecho si extrajeras a este personaje y lo situaras en una situación espacio-temporal diferente, el resultado final sería lo mismo. ¿Por qué? Porque ese pollo eres tú, soy yo, es tu vecino... cualquier humano. Es una persona que no es nada más ni nada menos que una persona y por eso el autor no ha simplificado tanto la figura del protagonista, porque podría haber sido cualquier persona del globo. Punpun va a ser un niño que quiere a su padre, que se asusta la primera vez que descubre el sexo, que se plantea si Dios existe...
Es curioso ver cómo constantemente en el cine y otros artes intentan crear personajes que intenten hacerte pensar que son humanos y te veas identificados con ellos, llegando a forzar situaciones que incluso molestan, y de repente llega Inio Asano (el autor del manga) y a través de un pollo consigue crear un espejo donde te ves constantemente reflejado.

¿Qué más puedo encontrar en esta obra?

Si fueses a ver 150 capítulos sobre una persona probablemente acabarías aburriéndote. Por esta razón el tema principal de esta obra es el drama y la filosofía. Los personajes se someten a constantes barreras que deben superar reflexionando sobre la vida, la muerte, el amor... Hay un sin fin de momentos en los que la historia te incita a reflexionar y tocan temas como el nihilismo, la reinserción social de una persona que ha infringido la ley, la sexualidad de una persona...


¿Es perfecta esta historia?

No, sin lugar a dudas tiene diversos puntos negativos que voy a citar a continuación.

-Hay personajes con los que se hace difícil conectar. De una forma holística puedo entender el comportamiento de todos los personajes, pero analizándolos individualmente ha habido algunos con los que no he conseguido conectar o simplemente no he podido entender sus acciones. Independientemente de quién seas siempre va a haber varios sujetos a los que no puedas entender. Si eres un joven como es mi caso, te va a costar comprender el comportamiento de una mujer de 40 años divorciada. Simplemente por la condición de cada uno va a haber partes en la historia que superen tu entendimiento.
-Fuerzan demasiadas situaciones. Como he dicho anteriormente hay que añadir dramatismo para que una historia tan larga no se haga pedante pero a veces las situaciones son forzadas a su extremo.  Dentro de cualquier otra obra lo podría haber entendido, pero esta en específico comienza siendo muy humana y añadir escenas tan excéntricas y bombásticas, hacen que de alguna forma la obra pierda su esencia e incluso a veces llegue a molestar.
-Algunas situaciones demasiado pretenciosas. Recuerdo que en un capítulo el protagonista habla con un amigo suyo para que baje un poco el ritmo en un torneo de bádminton ya que su contrincante sufre problemas de salud. Estamos hablando de chicos de 14 años aproximadamente, la respuesta normal habría sido decir un ''no, quiero ganar'', en cambio este personaje realiza un diálogo autoreflexivo donde establece un símil entre la vida y conseguir las aspiraciones a través de la victoria... Quizá ahora no parezca extraño, pero si alguna escuchas a tu hijo de 14 años hacer eso ,sin haberlo planeado de antemano, probablemente sería un genio y tendrías que llevarlo a una escuela de superdotados.
Yo como autor conozco mil formas de dar un mensaje, puedo hacer que una piedra se ponga a filosofar sobre la existencia de la realidad o si por contra todo es relativo y no somos más que un producto de lo que nuestra mente quiere percibir de una realidad totalmente subjetiva; pero si hiciera eso la historia perdiría credibilidad y más si antes estoy hablando de temas tan serios... Son pequeños contrastes, que viniendo de su inteligente autor me han molestado considerablemente.
- (Contiene Spoilers) Este punto va a ser extraño ya que solo he vivido 17 años y no tengo tanta experiencia como para hablar, pero bueno, vamos a intentarlo de alguna forma. Comencemos con un ejemplo. Sobre el capítulo 60 nos encontramos al protagonista en una cita con una chica , al final de ésta él se cuestiona si en realidad la ama o simplemente es una ilusión para engañar a su corazón dañado. Hasta este punto había sido muy humano y yo me he llegado a sentir como él, sinceramente  ya me encontraba en el limbo de los sentimientos. El verdadero problema es cuando estos dos personajes discuten y él llega a la conclusión de que debe besarla porque está muy excitado... Sí, casi intenta violarla. Aunque consigue volver en sí gracias a una torta que ella le da, luego va a un parque y se masturba. Es muy arriesgado dar mi opinión en este tema, pero a mí me ha parecido todo una locura. No sé que mentalidad tienen los japoneses o el resto de personas de este mundo, pero al ser una historia tan ''real'' ver esta escena me hace pensar que su autor es un maniático sexual o por contra esto es de alguna forma ''normal''. No sé si sentir de esa forma es común entre los hombres, pero a mí me ha parecido algo inhumano y fuera de lugar dentro de esta obra. Hay algunos otros casos así, cuando más tranquilo y relajado estás viendo el manga, de repente ocurre algo que supera tu razonamiento...
-Sigue a rajatabla la ley de Murphy. Si algo puede salir mal, va a salir mal. Esto no molesta excesivamente porque a veces la vida puede ser así, pero de esta forma se vuelve una historia que te destroza desde dentro. Te vas a ver identificado con su maldad, con su tristeza, con su crueldad. Va a conseguir que te sientas insignificante y culpable por vivir, por haber sentido lo mismo que el personaje... No es un manga que pueda leer alguien deprimido o una persona con depresión. Es una obra devastadora que a veces resulta difícil de digerir.

Conclusión.

Esta obra es fantástica, es de lo mejor que puedes encontrar dentro de su género pero su mayor problema es la cruda realidad que te muestra, aunque sea cierta, es demasiado pesimista para que algunas personas la puedan digerir. Por esta razón no se la puedo recomendar a muchas personas, a pesar de ser tan fantástica no está hecha para todo el público. Solamente las personas dispuestas a reflexionar, seguras de sí mismas y conocedoras de los lados más oscuros de la vida pueden verla. Alguien que no conoce el dolor no va a poder sentirse identificado con esta obra, es así de simple. Por esta razón yo, que tengo 17 años no he podido entender todos los comportamientos de los personajes.  He estado leyendo en foros y ha habido muchas personas que mientras lo leían han tenido que detenerse porque se sentían devastados.  Es una obra con la que tienes que conectar desde un comienzo y sí lo haces te vas a enfrentar al sufrimiento. Si por contra no consigues conectar debes dejar de leerla porque te vas a tragar 150 capítulos de dramatismo ''exagerado''.

No hay comentarios:

Publicar un comentario