lunes, 7 de agosto de 2017

Sé fuerte Madre

El hombre dijo que la mujer es débil
y mentía. El cinismo ganó la partida.

El hombre dijo que el hombre es fuerte
y el débil, el hombre, creyó la mentira.
Y cuando el débil se cercioró
tomó el camino de la huida pues
la batalla estaba totalmente perdida.

Y en esta tierra de débiles que huyen,
mi madre dijo ''crearé un hombre fuerte''
y yo creí la mentira.

Lo siento madre, el hombre es frágil,
a mi hijo le enseñaré tus pasos, no
los míos que son de quien no sabe a dónde va.

Sé fuerte mujer, sé fuerte como lo hiciste,
conquista la tierra donde el hombre huye
o este mundo se nos desmorona entre las manos.

Sé fuerte madre, sé fuerte como lo hiciste,
lucha por los dos aunque sea imposible,
o mi mundo se desmorona entre tus manos.

jueves, 20 de julio de 2017

Culpables

Nadie me enseñó a encontrar culpables,
miro ese reflejo, ya no somos como antes.
Que te follen si me mientes, nada fluye.
Si mi alma es pasajera por qué duele tanto el trance.

Pregunto a la cerveza, no responde.
Llora el alma mía, los cimientos se derrumban.
Arquitecto desgraciado no te escondas,
inmortaliza los recuerdos cada día más distantes.

Canto como un loco, el mundo ignora.
Llamadas perdidas se acumulan sin pretexto.
El veneno en mi boca yace muerto,
tus besos con dulzura tranquilizan mi presente.

Detective fracasado no te culpo,
el reflejo de mi copa atenta contra el futuro,
y que juzguen bondadosos, me disculpo,
hago las maletas, nos vemos en el infierno.

Cansado del pasado, me encadena.
Recuerdo con nostalgia amistades fracasadas,
por drogas que corrompen al humano,
desnudan sin piedad, expulsados del paraíso.

El mundo fue injusto, no hubo manera,
camino sin rumbo encontrándome a mí mismo.
Malas costumbres me persiguen sin descanso,
tonterías adolescentes que perduran con el tiempo.

Nadie me enseñó a encontrar culpables,
pídeme otra copa y que la sirvan cuanto antes.
Borra esa sonrisa, yo no juzgo.
Brinda con nosotros, fracasados sin remedio.

martes, 18 de julio de 2017

Cuando el amor se acaba

Cuando el amor se acaba:

Me despierto a alguna hora rebuscando entre cajones,
como una sonámbula funambulista que cabalga sus entrañas.
Cuánto pesan las pestañas me pregunto cada noche,
porque ganan la batalla y siempre caigo adormecida.

Indiferentes a mi mundo giran las naves nodrizas
en una bóveda celeste disparada a quemarropa,
diría tatuada en una piel que se hace inmensa;
un vacío en cada poro sangra sal a borbotones.
Abducen mis verdades, mi razón, mi disciplina,
me desnudan, me ahogan, degollan mi alma triturada,
desprecian las mentiras repetidas al reflejo,
me asfixia la desidia en un hogar que viene grande.


Hundo el rostro entristecido entre plumas y cartones,
vinos y sabores, esclavos y mentores.
Quién inunda medio cuerpo cuando cesa la energía,
quién repara medio alma si no existe garantía.

miércoles, 7 de junio de 2017

Hijo de una bestia

Soy hijo de una bestia, rodeado de ángeles
que son un espejo que me impide comprenderme,
el dolor brota de toda y ninguna parte,
de un pretérito que pasado resulta tan latente...

Recuerdo hombres clandestinos en busca de la tierra prometida
y mujeres prometidas en una tierra clandestina.
Fruto de un amor incomprendido
nace al capullo de la bestia, esa flor
que imprudente tinta la felicidad ausente
intentando subsanar incoherencias presentes,
apretando los dientes, envidiando el don de gentes.
Devora el útero y la bestia irrumpe
en un parto silencioso donde solo el futuro llora.

Qué hay de mí en un mundo tan hostil,
un páramo baldío donde ángeles y demonios juzgan
un pecado que no es más que el ser,
un cariño que no nace, un calor paterno que fenece,
soy una bestia que solo quiere el amor que le pertenece.


miércoles, 10 de mayo de 2017

El bar de los susurros

El bar de los susurros era un concepto extravagante digno de una buena escena de  comedia, una idea que fuera de su contexto esperpéntico se deformaba incluso más que dentro de éste. Cuando mi amigo me comentó esta locura creía que era una de sus idas de olla, hablaba de ella eufóricamente como si fuese una nueva invención que iba a cambiar el mundo contemporáneo tal y como lo conocemos; no, es más, daba la sensación de que se trataba de un cambio generacional: el inicio de una nueva etapa histórica. Si ya era difícil averiguar cuándo estaba utilizando el sarcasmo, en aquella ocasión me resultó totalmente imposible, al final desistí y opté por hacer como que le escuchaba mientras él gesticulaba sin ningún criterio y utilizaba adjetivos rimbombantes para describir aquella banalidad. He de reconocer que de camino a casa al ver el escaparate de una cafetería mi mente me transportó forzosamente hacia esa escena, como era de esperarse no pude evitar dejar escapar una leve risa, un suspiro casi, nada más y nada menos merecía ese recuerdo.


Y soñé con esa idea:  un bar plagado de gente cuyos bigotes desafían las leyes de la física, vestidos de la época victoriana, monóculos, vinos a los que alguien pedante admira casi a suspiros, cortejos citando a Shakespeare, copas cuyos nombres son imposibles de pronunciar, nombres franceses que van de aquí para allá sin saber exactamente por qué, una banda de jazz cuyo saxofonista sopla a varios centímetros de la boquilla, todos bailando al ritmo que marca un platillo cuya vibración se puede clasificar en menos un millón en la escala Richter, risas ahogadas literalmente, alguien se atraganta y se retuerce sin emitir un solo sonido, cubiertos de goma;  yo atónito observando ese extravagante espectáculo sin llegar a comprender absolutamente nada, sin llegar a escuchar una sola de las palabras, música o Dios sabe qué sonidos danzan por allí exactamente. Mi amigo está allí sentado, ¿hablando?, me acerco para preguntarle qué demonios está pasando, por qué parece reírse divertido y yo no soy capaz de escuchar absolutamente nada, ''no tengo ni idea, yo tampoco me estoy enterando de nada''.

En el bar de los susurros el silencio se perturba,
la sonrisa entumecida ya no casa ni en la copa, 
desdibuja hasta la boca desviando la mirada,
nadie entiende, nadie quiere porque nadie dice nada.

Un susurro que no cesa disparado a quemarropa
indifiretente se desliza por el velo de la novia,
bala inerte entristecida una herida no despierta,
noche y día se confunden, la velada yace muerta.

En el bar de los susurros la verdad es silenciada, 
conocida, eso es cierto, pero siempre susurrada.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Mil y una citas.

Cuánto debe durar el último suspiro
para saber que la melancolía ha terminado.
Miento si le miro y sonrío taciturno,
ceder a la cordura rompiéndome por dentro.

Silencio que perdura, miradas sin encuentro,
la llama de amor viva se apaga en un instante.
Cenando cualquier cosa, midiendo hasta el segundo,
lúgubres suicidas camino del desastre.
Mírame a los ojos, silencioso vagabundo
y júrame al oído que ambos lo pensamos.
Levanta la cabeza, penetra la mentira
y susúrrale a mi alma que todo es pasajero.
Blanca noche fría en la desidia del encuentro,
perdamos la vergüenza, riamos como tontos.
El calor de los abrazos congela mi alma fría,
los besos de tu boca se vuelven tan livianos
que ceden al perfume, se vuelan con el viento
y el efecto mariposa destroza la rutina.
Abre la ventana y que escapen los suspiros,
miremos el reflejo, el esperpento de la copa.
Cógete a mi mano, enfrenta los recuerdos,
por mucho que recemos ya no somos como antes.

Cuánto debe durar el beso del despido,
acariciándole la espalda la vela se ha apagado.
En esta noche fría la cordura ha envejecido
rompiéndonos por dentro, riendo como antes.





viernes, 17 de febrero de 2017

Cada día

Se sienta ahí cada día, impasible, serio y con una mirada tan penetrante que parece atravesar todo aquello que se cruza con sus ojos. Parece que no respira, cuando inhala no se desplazan sus hombros ni un ápice y solamente exhala lacónicamente a través de suspiros tímidos. Lo que daría por poder poner mi cabeza contra su pecho y que su aliento recorra mi oreja demostrando así que, aunque leve, todavía queda en él un hálito de vida. Sus orgasmos también se transforman en suspiros, pero estos no significan nada para el aire que respira. No importa que bese su cuello, que frote su pene con mi lengua, que recorra el contorno de sus orejas con mis dedos, él sigue disfrutando silencioso, o eso quiero pensar. Es desesperante, a veces me gustaría estrangularlo hasta que saliesen lágrimas de sus ojos, rajar cada vena de mi cuerpo una y otra vez hasta que grite asustado por mi locura, decapitarme en frente de él y aprovechar esos cortos segundos en los que mi cabeza cae sobre la cama para ver su expresión horrorizada. Pienso en todo eso mientras disfruto de su sexo, pero antes de poder celebrar tan tétrico espectáculo, alcanzo el orgasmo y mi cuerpo cae rendido sobre la cama, gimiendo y retorciéndome por un placer que no cesa. Él simplemente se recuesta sobre un lado y mientras le acaricio la espalda se duerme. Me quedo observando su nuca durante horas, explorando cada rinconcito, cada músculo que intenta atravesar su piel, sus vértebras, su cabello que enreda las pelusas del jersey. Así permanezco durante horas intentando descifrar un mensaje que todavía no ha sido escrito, observando el mismo pictograma una y otra vez esperando Dios sabe qué. Finalmente caigo rendida por el hipnotizante aroma de ese fino sudor que avecina una pesadilla con la que solamente frunce el ceño. Pero solo me lo muestra cuando él quiere, cuando su sueño me necesita, lo más común es que ni siquiera se gira y al día siguiente al despertar se haya ido; y en la mañana, comos si no hubiese pasado un puto segundo, vuelve a estar sentado ahí.

Cada día me repito el mismo mantra, me juro que no volveré a practicar sexo con él porque me está consumiendo. Pero inevitablemente acabo abrazada a su cuerpo desnudo, sollozando al pensar que al día siguiente desaparezca. Nunca ocurre, mi pánico es irracional, pase lo que pase él siempre vuelve a sentarse en esa silla, pero cuando ladea la cabeza y mira por la ventana un sudor frío recorre mi espalda, intento gritar y mi voz suena muda. Es como si la luz que entra por la ventana le volviese etéreo y estuviese a punto de abducirlo. No importa el tiempo que pase, aunque me gradúe y transcurran veinte años, tendré la certeza de que él seguirá ahí sentado cada día, con su mirada triste. Me pregunto con qué sueña cada noche.